PROGRAMACIÓN NEUROLINGUISTICA, ¿Nuevas técnicas terapéuticas vanguardistas o un fraude?. Claves para saber que es la PNL.

 ¿Qué es la PNL?

Steve Bavister y Amanda Vickers (2014), definen la PNL como un modelo de comunicación que se centra en identificar y usar modelos de pensamiento que influyan sobre el comportamiento de una persona como una manera de mejorar la calidad y la efectividad de la vida.

Un problema del PNL es la naturaleza de su nombre, ya que cuando se menciona el término Programación neurolingüística a personas que nunca han oído hablar de él, la reacción suele ser un poco negativa. Por otra parte, el nombre podría suscitar que estamos ante técnicas empíricas derivadas de la neurociencias, pero no hay evidencias que constaten la eficacia de estas técnicas.

Stephen Briers (2012), dice que la PNL no es realmente un tratamiento coherente, sino una mezcolanza de diferentes técnicas sin base teórica muy clara. Este autor sostiene que la máxima de la PNL es narcisista, egocéntrica y disociada de las nociones de responsabilidad. Además escribe que: A veces tenemos que aceptar y llorar la muerte de nuestros sueños, no sólo despedirlos ocasionalmente como cosa intrascendente. El reencuadre de PNL nos pone en el papel de un viudo evitando el dolor del duelo dando un salto hacia una relación con una mujer más joven, sin detenerse para decir un adiós apropiado a su esposa muerta.

¿En qué se centra el modelo?

El mundo se experimenta por medio de cinco sentidos: vista, oído, tacto, olfato y gusto. Mucha información viene hacía nosotros continuamente; consciente e inconscientemente eliminamos aquello a lo que no queremos prestar atención. Nos dicen que la información restante se basa en nuestras experiencias, valores y creencias pasadas. Con lo que nos acabamos quedando resulta incompleto e inexacto, ya que parte de la información general ha sido eliminada, y el resto ha sido generalizado o distorsionado.

 

¿En qué se basa la PNL?

Lo más importante para tener una visión sobre lo que es la PNL es saber que se basa en cuatro aspectos fundamentales, los cuales se conocen como los “cuatro pilares”, según Steve Bavister y Amanda Vickers (2014).

Primer pilar: resultados

Para conseguir algo, hablamos de objetivos, en la PNL se utiliza el término de resultados. Si hay una concentración previa en lo que se quiere conseguir, habrá una guía que orientará todos los  recursos disponibles de esa persona a la consecución de un objetivo.

Segundo pilar: agudeza sensorial

La agudeza sensorial se refiere a la capacidad de observar o detectar pequeños detalles para ser conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor. La gente varía mucho a la hora de darse cuenta de lo que ve, escucha o siente. Hay personas que se dedican a observar más su entorno, mientras que otras se fijan más en sus propias emociones y pensamientos.

Tercer pilar: flexibilidad en el comportamiento

Cuando empiezas a saber cuáles son tus resultados y utilizas tu agudeza sensorial para observar lo que está sucediendo, la información que obtienes te permite realizar ajustes en tu comportamiento, si es necesario. Si los actos que realizas no te llevan por la dirección que deseas, es evidente que deberías intentar tomar otro camino o probar algo diferente, pero a muchas personas les falta esa flexibilidad en el comportamiento y sencillamente insisten en hacer lo mismo.

Cuarto pilar: compenetración

La compenetración se podría considerar como aquel componente que une a la gente. La mayoría de las veces ocurre de manera natural, automáticamente, instintivamente. Algunas personas que conocemos parece que comparten nuestra perspectiva vital, mientras que hay otras personas con las que no conectamos. Se ha de mejorar la capacidad de compenetración con otras personas para obtener relaciones más eficaces.

Las presuposiciones de la programación neurolingüística

Salvador Carrión (2008), refiere que una presuposición es algo de damos por sentado, sin ninguna prueba.  Nos dice que desde la PNL no se pretende que las presuposiciones sean ciertas, aunque existen evidencias bastante palpables para respaldar muchas de ellas. He intentado buscar las “evidencias” que respaldan estas presuposiciones, pero solo he encontrado una explicación a cada una de ellas.

La vida, la mente y el cuerpo son un único sistema

La mente y el cuerpo se consideran como un único sistema, cada uno influenciando directamente al otro.  Por ejemplo, lo que ocurre en el interior de tu cuerpo afecta  a los pensamientos y afectará a las personas de tu alrededor.

 No puedes dejar de comunicarte

El mensaje que intentamos transmitir, no siempre es el que los demás reciben. Por tanto, desde la PNL nos dicen que debemos estar pendientes de las reacciones de los demás para ver si nuestro mensaje ha tenido éxito. Esto en realidad puede llevar a graves dificultades a la hora de elaborar un mensaje, ya que centrarnos en las reacciones o estar en alerta ante posibles consecuencias, no es algo que vaya aportar calidad a la comunicación.

Debajo de cada comportamiento existe una intención positiva

En una adicción o un mal comportamiento siempre hay una intención positiva, por tanto encontrando la raíz de ese problema y exteriorizando la intención positiva, se puede pasar de  fumar durante 15 años a no tener esa necesidad.

Si lo que estás haciendo no funciona, haz otra cosa

Si intentas una manera de abordar un problema y no obtienes los resultados que esperabas, intenta algo diferente, y sigue variando tu comportamiento hasta que consigas la respuesta que estabas buscando.

Si una persona puede hacer algo, todo el mundo puede aprender a hacerlo

Existe en la PNL, el proceso de modelar la excelencia. Si quieres que te publiquen un articulo, por ejemplo, podrías fijarte en alguien que sea brillante escribiendo y imitar la manera en que lo hace.

 

Criticas hacia la PNL

Roderique-Davies (2009) afirma que usar la palabra “neuro” en PNL es “efectivamente fraudulento dado que la PNL no ofrece ninguna explicación a nivel neuronal y se podría argumentar que su uso se alimenta falazmente en la noción de credibilidad científica”.

Por otra parte, Devilly (2005), sostiene que las así llamadas “terapias de poder” ganan popularidad, porque se promueven, al igual que otras pseudociencias, utilizando un conjunto de tácticas de influencia social. Estos incluyen hacer afirmaciones extraordinarias como por ejemplo,“ una cura en una sola sesión para cualquier recuerdo traumático”. Este tipo de estrategias son increíblemente desproporcionadas y juegan con la salud de muchas personas que deparan su confianza en profesionales con una supuesta preparación y una ética la hora de desarrollar su actividad.

Para finalizar, Borgo (2006), refiere que las pocas herramientas eficaces o teorías más o menos comprobadas de la PNL no le pertenecen en exclusiva y lo que tiene de novedoso no ha sido comprobado empíricamente. Es más, lo que tiene de novedoso, o parece muy simplista, o contradice lo que dice la ciencia.

 

Referencias bibliográficas

.Bavister, Steve., Vickers, Amanda. (2014). Programación Neurolinguística. Amat
Borgo, A. J. (2006). Programación neurolingüística: El espejismo para ejecutivos.El Ojo escépticohttp://www.elojoesceptico.com.ar/revistas/eoe06/eoe0605
Briers, Steven. (2012). Exploding the myths of the Self-Help Generation. Pearson
Carrion, Salvador. (2008).  Curso de practitioner en PNL: la nueva técnica para el cambio y el éxito. Obelisco
Poffel, S. A., & Cross, H. J. (1985). Neurolinguistic programming: A test of the eye-movement hypothesis.Perceptual And Motor Skills, 61, 3, 1262.doi:10.2466/pms.1985.61.3f.1262

Perfil facebook: https://www.facebook.com/Psicologa.Beatriz.Duran.humans.psicologia

Página web: https://humanspsicologia.wordpress.com/

 

Anuncios

“El amor es un laberinto de malentendidos, cuya salida no existe”. Entrevista a Jacques- Alain Miller

Por Hanna Waar

“Amamos a aquel que responde a nuestra pregunta: ¿Quién soy yo?”.

Hanna Waar: ¿El psicoanálisis enseña algo sobre el amor?

Jacques-Alain Miller: Mucho, pues es una experiencia cuyo resorte es el amor. Se trata de ese amor automático, y a menudo inconsciente, que el analizante dirige al analista, y que se llama la transferenciaEs un amor artificial, pero de la misma estofa que el amor verdaderoSaca a la luz su mecánicael amor se dirige a aquel que usted piensa que conoce vuestra verdad verdadera. Pero el amor permite imaginar que esta verdad será amable, agradable, mientras que de hecho es muy difícil de soportar.

Hanna Waar: ¿Entonces, qué es verdaderamente amar?

Jacques-Alain Miller: Amar verdaderamente a alguien es creer que amándolo, se accederá a una verdad sobre sí mismoAmamos a aquel o a aquella que esconde la respuesta, o una respuesta a nuestra pregunta“¿Quién soy yo?”

Hanna Waar:  ¿Por qué algunos saben amar y otros no?

Jacques-Alain Miller: Algunos saben provocar el amor en el otro, los serial lovers, si puedo decirlo, hombres y mujeresSaben qué botones apretar para hacerse amar. Pero ellos no aman necesariamentejuegan más bien al gato y al ratón con sus presasPara amarhay que confesar su falta, y reconocer que se necesita al otro, que le faltaAquellos que creen estar completos solos, o quieren estarlo, no saben amarY a veces, lo constatan dolorosamenteManipulan, tiran de los hilos, pero no conocen del amor ni el riesgo ni las delicias.

Hanna Waar:  “Estar completo solo”: sólo un hombre puede creer eso…

Jacques-Alain Miller: ¡Bien dicho! Amar, decía Lacan es dar lo que no se tiene. Lo que quiere decir: amar es reconocer su falta y darla al otro, ubicarla en el otroNo es dar lo que se posee, bienes, regalosEs dar algo que no se posee, que va más allá de sí mismo. Para eso, hay que asumir su falta, su “castración”, como decía Freud. Y esto, es esencialmente femeninoSólo se ama verdaderamente a partir de una posición femeninaAmar feminiza. Por eso el amor es siempre un poco cómico en un hombrePero si se deja intimidar por el ridículo, es que en realidad, no está muy seguro de su virilidad.

Hanna Waar:  ¿Sería más difícil amar para los hombres?

Jacques-Alain Miller: ¡Oh sí! Incluso un hombre enamorado tiene retornos de orgullolo asalta la agresividad contra el objeto de su amor, porque este amor lo pone en una posición de incompletud, de dependencia. Por ello puede desear a mujeres que no ama, para reencontrar la posición viril que él pone en suspenso cuando ama. Freud llama a este principio la “degradación de la vida amorosa” en el hombre: la escisión del amor y del deseo.

Hanna Waar: ¿Y en las mujeres?

Jacques-Alain Miller: Es menos habitual. En el caso más frecuente, hay desdoblamiento del partenaire masculino. De un lado, está el amante que las hace gozar y que desean, pero está también el hombre del amorque está feminizado, profundamente castrado. Sólo que no es la anatomía la que comandahay mujeres que adoptan una posición masculina, incluso las hay cada vez másUn hombre para el amor, en la casa, y hombres para el goce, que se encuentran en Internet, en la calle, o en el tren…

Hanna Waar:  ¿Por qué cada vez más?

Jacques-Alain Miller: Los estereotipos socioculturales de la feminidad y de la virilidad están en plena mutaciónLos hombres son invitados a alojar sus emociones, a amar, a feminizarseLas mujeres conocen, por el contrarioun cierto “empuje al hombre”: en nombre de la igualdad jurídicase ven conducidas a repetir “yo también”.

Al mismo tiempolos homosexuales reivindican los derechos y los símbolos de los héteros, como el matrimonio y la filiación. De allí quehay una gran inestabilidad de los roles, una fluidez generalizada del teatro del amor, que contrasta con la fijeza de antaño.

El amor se vuelve “líquido”, constata el sociólogo Zygmunt Bauman.

Cada uno es conducido a inventar su propio “estilo de vida”, y a asumir su modo de gozar y de amarLos escenarios tradicionales caen en lento desusoLa presión social para adecuarse a ello no ha desaparecido, pero es baja.

Hanna Waar:  “El amor siempre es recíproco”, decía Lacan. ¿Aún es verdadero en el contexto actual? ¿Qué significa eso?

Jacques-Alain Miller: Se repite esta frase sin comprenderla, o se la comprende de través. No quiere decir que basta con amar a alguien para que él lo ame. Eso sería absurdo.

Quiere decir: “Si yo te amo, es que tú eres amable. Soy yo quien ama, pero tú, tú también estas implicado, puesto que hay en ti algo que hace que te ame. Es recíproco porque hay un ir y venir: el amor que tengo por ti es el efecto de retorno de la causa de amor que tú eres para mí. Por lo tanto, algo tú tienes que ver. Mi amor por ti no es sólo asunto mío, sino también tuyo. Mi amor dice algo de ti que quizá tú mismo no conozcas.

Esto no asegura en absoluto que al amor de uno responderá el amor del otrocuando eso se produce siempre es del orden del milagro, no se puede calcular por anticipado.

Hanna Waar:  No se encuentra a su cada uno o a su cada una por azar. ¿Por qué él? ¿Por qué ella?

Jacques-Alain Miller: Existe lo que Freud llama Liebsbedingung, la condición de amor, la causa del deseoEs un rasgo particular –o un conjunto de rasgos– que tiene en cada uno una función determinante en la elección amorosa. Esto escapa totalmente a las neurociencias, porque es propio de cada uno, tiene que ver con la historia singular e íntimaRasgos a veces ínfimos están en juegoFreud, por ejemplo, había señalado como causa del deseo en uno de sus pacientes ¡un brillo de luz en la nariz de una mujer!

Hanna Waar: ¿Usted no le adjudica ningún papel a los fantasmas?

Jacques-Alain MillerEn las mujeres, sean concientes o inconscientes, son determinantes para la posición de gocemás que para la elección amorosa. Y es a la inversa para los hombres.

Por ejemplo, ocurre que una mujer no pueda obtener el goce – digamos el orgasmo – sino a condición de imaginarse a sí misma durante el acto, siendo golpeada, violada, o siendo otra mujer, o incluso estando en otra parte, ausente.

Hanna Waar:  ¿Y el fantasma masculino?

Jacques-Alain Miller: Está muy en evidencia en el enamoramiento. El ejemplo clásico, comentado por Lacan, está en la novela de Goethe [2], la súbita pasión del joven Werther por Charlotteen el momento en que la ve por primera vez, alimentando a un grupo de niños que la rodea.

Aquí es la cualidad maternal de la mujer lo que desencadena el amor.

Otro ejemplo, tomado de mi práctica, es este: un jefe en la cincuentena recibe candidatas para un puesto de secretariaUna joven mujer de 20 años se presenta y le desencadena inmediatamente su fuego.

Se pregunta lo que le pasó, entra en análisis. Allí descubre el desencadenante: encontró en ella rasgos que le evocaban lo que él mismo era a los 20 añoscuando se presentó a su primera solicitud de trabajoDe algún modo se enamoró de sí mismo.

Hanna Waar:  ¡Se tiene la impresión de que somos marionetas!

Jacques-Alain Miller: Noentre tal hombre y tal mujer, nada está escrito por anticipadono hay brújulano hay relación preestablecidaSu encuentro no está programado como el del espermatozoide y el del óvulo; nada que ver tampoco con los genes.

Los hombres y las mujeres  hablanviven en un mundo de discurso, es eso lo que es determinanteLas modalidades del amor son ultrasensibles a la cultura ambienteCada civilización se distingue por el modo en que estructura su relación entre los sexos.

Ahoraocurre que en Occidente, en nuestras sociedadesa la vez liberales, mercantiles y jurídicas, lo “múltiple” está en camino de destronar el “Uno“. El modelo ideal de “gran amor para toda la vida cede poco a poco el terreno ante el speed dating, el speed living y toda una profusión de escenarios amorosos alternativos, sucesivos, incluso simultáneos.

Hanna Waar:  ¿Y el amor en su duración?, ¿en la eternidad?

Jacques-Alain Miller: Balzac decía:Toda pasión que no se crea eterna es repugnante”.

¿Pero el vínculo puede mantenerse toda la vida en el registro de la pasión?

Cuanto más un hombre se consagra a una sola mujermás ella tiende a tomar para él una significación maternaltanto más sublime e intocable cuanto más amada.

Son los homosexuales casados lo que desarrollan mejor este culto de la mujerAragon canta su amor por Elsa cuando muere, ¡buen día a los muchachos! Y cuando una mujer se apega a un solo hombre, lo castra. Por lo tanto, el camino es estrechoEl mejor destino del amor conyugal es la amistad, decía en esencia Aristóteles.

Hanna Waar:  El problema, es que los hombres dicen no comprender lo que quieren las mujeres, y las mujeres, lo que los hombres esperan de ellas…

Jacques-Alain Miller: Sí. Lo que es una objeción a la solución aristotélica es que el diálogo de un sexo con el otro es imposible, suspiraba LacanLos enamorados están de hecho condenados a aprender indefinidamente la lengua del otroa tientasbuscando las claves, siempre revocables. El amor, es un laberinto de malentendidos cuya salida no existe.

Las 12 trampas de la zona de confort

La vida es un ciclo de constantes cambios, evoluciones y retrocesos, pero en algún momento tiende a estabilizarse. La seguridad proviene de un conjunto de factores que proporcionan estabilidad en el terreno laboral, familiar y sentimental. Estar tranquilo significaría vivir sin el estrés que genera la incertidumbre y las dudas a la hora de actuar ante una situación.

Durante el proceso educativo nos enseñan que una de las metas de nuestra vida es encontrar la estabilidad, pero la realidad es que nos toca aprender a vivir en un eterno cambio, ya que aunque a veces es difícil de aceptar, nada es constante.

La zona de confort puede ser muy cómoda, placentera, pero puede tener varias consecuencias negativas que afectan a la capacidad para aceptar cambios, para valorar las nuevas oportunidades, aumenta tu temor a los cambios, limita tu visión a largo plazo y evita que evalúes riesgos adecuadamente y como consecuencia, cuando las cosas cambian, nunca estás preparado. No estar preparado para los cambios es un acontecimiento casi siempre catastrófico.

La zona de confort al darnos abrigo, seguridad y placer, puede llegar a ser adictivo en muchos casos.  A continuación enumero las señales o síntomas de las trampas de la zona de confort.

  1. Creer que nada puede afectar tu situación actual.

La negación a abrirse a nuevas opciones o oportunidades produce un estancamiento en la evolución personal. Además aumenta el miedo a intentar hacer nuevas cosas y perder lo que ya se tiene.

  1. Tener en mente hacer algunas cosas y no hacerlas por tener siempre una justificación a no actuar.

Hacerse una auto-teoría totalmente racional sobre el motivo de porqué no se hacen las cosas en un determinado momento para autoengañarse y dejar de hacer algunas cosas.

  1. Imaginar tu futuro y parecerte bien seguir haciendo lo que has hecho hasta el momento.

No salir de tu zona de confort y aceptar seguir haciendo las mismas cosas para no correr ningún riesgo, ni hacer esfuerzos para interactuar con otras realidades que puedan favorecer llegar a favorecer tus circunstancias.

  1. Alejarse de personas que no comparten tu visión de lo que es “la estabilidad”.

Los demás no piensan como tú, toman riesgos y sus vidas están llenas de intensidad que lleva directamente a la temida inestabilidad.

  1. Sentir que tienes talentos sin aprovechar, pero no hacer ningún esfuerzo por desarrollarlos.

Conformarse con lo que ya se tiene y no atender a otro tipo de necesidades.

  1. Aceptar las limitaciones como absolutas y tolerables sin tener en cuenta más alternativas.

El conformismo generado por la zona de confort lleva a vivir con lo que ya se tiene sin tener en cuenta que tomar ciertos riesgos y hacer cosas diferentes puede llevar a una evolución. La resignación es muy fuerte y sirve para negarse que se puede hacer algo por mejorar.

  1. Tienes amigos que han actuado en algún momento, cuando tu no lo has hecho y han conseguido avances en su vida.

Has desaprovechado oportunidades que otros han aceptado y han tenido grandes cambios en su vida. Para ti solo es una cuestión de suerte el que ellos han conseguido metas a las que hubieras podido llegar con esfuerzo y constancia. Pero realmente no te importa, el riesgo que había que correr era muy grande.

  1. Pensar que no se tienen recursos o los conocimientos suficientes para aprovechar algunas oportunidades.

Dejar de intentar sacar adelante ideas por sentir que no hay opción a lograrlas y aún cuando alguna persona dice que hay alternativas para hacer algo, siempre se encuentra la manera de explicar razonablemente por qué no conviene actuar.

  1. Ver cualquier elemento como amenazador y que puede perjudicar al estado actual. No se hace una evaluación previa.

Pensando previamente que amenaza la estabilidad, se evitan oportunidades o situaciones que se consideran como un riesgo.

  1. Personas cercanas que se asombran al ver que sigues igual.

Desde el interior de la zona de confort la dificultad más importante, es el hecho de no poder ser consciente del estancamiento. La gente evoluciona y sigue caminos que lo llevan a dar cambios importantes en su vida. Las personas cercanas pueden asombrarse de que sigas en el mismo punto que hace años.

  1. Quejarse de muchas cosas y no hacer nada para mejorarlas

Expresas que te sientes mal, pero en el fondo no pasas a la acción para mejorar esas cosas que tanto te preocupan.

  1. Has leído todos los síntomas y aún consideras que todo está correcto en tu vida

La racionalización es la forma que utilizas para autoconvencerte de que las cosas están como las deseas y te ayuda a ignorar lo que no quieres aceptar. Al final todo, incluyendo lo malo, te suena razonable, creíble y más aún te crees capaz de convencer a otros de tener el criterio para tomar la decisión.

Buscar la estabilidad y disfrutarla no está mal; lo que está mal es creer de manera absoluta en que nada se puede mejorar y que no puedes hacer nada por ti y por los que te rodean, más que seguir igual,  quejándote por lo que no te gusta, sin actuar.

Estar en la zona de confort no es malo; pero creer que siempre va a ser así puede traer consecuencias catastróficas, Aprovecha la estabilidad para buscar nuevas ideas de manera tranquila, pero deseando siempre hallar una mejor manera de hacer las cosas y progresar.

¡Deja tu adicción a la zona de confort! piensa, cree y crea y más aún ¡actúa!.

Psicóloga Beatriz Durán (Humans psicología)

Nos puedes encontrar en facebook:

Humans psicología: https://www.facebook.com/psicologos.valencia.ayuda

Psicóloga Beatriz Durán: https://www.facebook.com/Psicologa.Beatriz.Duran.humans.psicologia

La nueva inquisición psicológica: clasificar a las personas que no encajan con nuestra personalidad como “tóxicas”.

Desde hace unos años, el término “personas tóxicas” se ha puesto de moda en la psicología actual. Muchos artículos y libros alertan sobre la presencia de cierto tipo de individuos que se adueñan de nuestro tiempo, paciencia, valores e ideas. Los describen como seres extremadamente egocéntricos, pesimistas, asumen el rol de víctimas con mucha facilidad, no tienen capacidad de autocrítica, envidiosos, soberbios y con pensamientos repetitivos.

Seguramente, nos hemos encontrado con muchos individuos que reúnen una o muchas de las características anteriormente descritas. Personas que han sido parte de nuestra vida en algún momento con defectos de los que éramos completamente conscientes y aceptábamos como parte del conjunto de aquel ser. La relación se acaba cuando el cariño y la comunicación, que eran los pilares fundamentales de ese vínculo, se desvanecen.

Esta nueva tendencia de clasificar a las personas por su toxicidad, siempre poniendo énfasis en los defectos y reflejando que hay que estar en alerta ante la contaminación que nos puede ofrecer un individuo conocido o desconocido, puede ser muy perjudicial a la hora de relacionarse y de afrontar los conflictos.

Podemos encontrar titulares en artículos como “aquellas personas que fingen que les importas y solo buscan aprovecharse de ti”, “personas que no te respetan y que no pueden evitar mentirte”, “personas que siempre acaban haciéndote daño”, “personas que no te dejan evolucionar”, etc. Lo que realmente se intenta promover con estos artículos de pseudopsicología, es que nuestras incapacidades, limitaciones y falta de independencia, siempre están ligadas a los defectos de los demás y no por una falta de evolución propia.

Claramente, las personas de las que nos rodeamos pueden ejercer una cierta influencia en nuestras costumbres y nuestra forma de pensar, pero hay que tener en mente, que la última palabra la tenemos nosotros y somos los que decidimos cada día sobre nuestros actos. Por tanto, el Chernóbil de sociedad  que se intenta difundir desde algunos medios, no es más que información que limitará tus relaciones sociales actuales y futuras.

Hay que tener en cuenta, que nadie en este mundo está para cumplir nuestras expectativas y ofrecernos un paraíso terrenal dónde no hay dramas, tristezas, ni sacrificios. Lo más eficiente para afrontar mejor las desavenencias de las relaciones sociales y no salir perjudicados emocionalmente, es potenciar nuestra autoestima, mejorar nuestras habilidades sociales, aprender a racionalizar las ideas irracionales que nos crean conflicto y lo más importante, ser conscientes de nuestros defectos y trabajar en ellos para evolucionar.

No hace falta clasificar a los individuos como tóxicos para saber con qué personas nos conviene relacionarnos o no. Lo importante es  desarrollar nuestras habilidades sociales, talentos y recursos para darnos cuenta de nuestras limitaciones y saber que podemos elegir distintos caminos sin tener que involucrarnos con personas que no encajan perspectiva vital.

Psicóloga Beatriz Durán (Humans psicología)

Nos puedes encontrar en facebook:

Humans psicología: https://www.facebook.com/psicologos.valencia.ayuda

Psicóloga Beatriz Durán: https://www.facebook.com/Psicologa.Beatriz.Duran.humans.psicologia

6 signos de una baja autoestima y cómo recuperarla.

El significado primordial de la autoestima es la confianza en la eficacia de la propia mente, en la capacidad de pensar, de tomar decisiones de vida y de la búsqueda de la felicidad.

Más concretamente, podemos decir que la autoestima es lo siguiente:

  1. La confianza en nuestra capacidad de pensar, en nuestra capacidad de enfrentarnos a los desafíos básicos de la vida.
  2. La confianza en nuestro derecho a triunfar y a ser felices; el sentimiento de ser respetables, de ser dignos, y de tener derecho a afirmar nuestras necesidades y carencias, a alcanzar nuestros principios morales y a gozar del fruto de nuestros esfuerzos”.

Hay rasgos visibles de forma natural y directa que distinguen a una persona que tiene una autoestima saludable sobre quien tiene una autoestima afectada y es, sobre todo, el placer que la misma persona proyecta del hecho de estar vivo. Se ve en su mirada, se siente en la tranquilidad con la que se expresa y habla de sus virtudes y defectos de forma honesta y directa. Es natural y espontánea. Demuestra interés por la vida y está abierta a nuevas oportunidades.

Las personas con baja autoestima realizan una serie de interpretaciones de la realidad que son sumamente perjudiciales como:

  1. Tendencia a la generalización: exagerar una idea de forma general. “Todo me sale mal”, “nunca tengo suerte con nada”.
  1. Pensamiento absolutista: Ideas extremas sobre acontecimientos que bajo la percepción del sujeto están fuera de su control. “No volveré a amar a nadie”, “dejaré los estudios”.
  1. Filtrado negativo: se da cuando los pensamientos de la persona giran en torno a un acontecimiento negativo sin prestarle atención a las situaciones positivas y favorables de su vida.
  1. Autoacusaciones: consiste en la tendencia de la persona a culpabilizarse por cuestiones en las que no es clara su responsabilidad o directamente no tiene responsabilidad alguna.
  1. Personalización: se trata de interpretar cualquier queja o comentario como una alusión personal.
  1. Reacción emocional y poco racional: el argumento que desencadena una emoción de signo negativo es ilógico y la persona tiende a extraer conclusiones que la perjudican.

¿Qué hacer en el caso de tener la autoestima baja?

Dentro de la sociedad y las circunstancias en las que vivimos, tener una autoestima elevada puede llevar al éxito en varias áreas de la vida, además de aportar una seguridad ante los retos y obstáculos que van apareciendo. Los principales factores que se deberían mejorar, en el caso de tener una baja autoestima son los siguientes:

  • El concepto de ti mismo: El concepto que cada uno de nosotros tiene de sí mismo consiste en quién y qué pensamos, consciente o subconscientemente de nuestros rasgos físicos y psicológicos, nuestras cualidades y nuestros defectos y, por encima de todo, nuestra autoestima. Este concepto modela nuestro destino, es decir, que la visión más profunda que tenemos de nosotros mismos influye sobre todas nuestras elecciones y decisiones más significativas y, por ende, modela el tipo de vida que nos creamos.
  • Vivir conscientemente: Hay dos palabras que describen inmejorablemente lo que podemos hacer para aumentar nuestra autoestima, es decir, para generar más confianza en nosotros mismos y respetarnos más. Estas son: vivir conscientemente. El problema es que esta frase quizá resulte algo abstracta para algunas personas; no se traduce de manera evidente en una acción mental o física. Y si deseamos crecer, necesitamos saber qué hacer. Necesitamos aprender nuevas conductas. De modo que debemos preguntar: si tratáramos de vivir más conscientemente, ¿cómo y en qué aspectos actuaríamos de manera diferente?.                                                         Si nuestra vida y nuestro bienestar dependen del uso adecuado de la conciencia, la importancia que le otorguemos a la visión, prefiriéndola a la ceguera, es el componente más importante de nuestra autoconfianza y nuestro autorrespeto. Será difícil que podamos sentirnos competentes en la vida si vagamos (en el trabajo, en el matrimonio o en la relación con los hijos) en medio de una niebla mental autoprovocada. Si traicionamos nuestro medio fundamental de supervivencia tratando de existir de forma irreflexiva, la impresión que nos formamos de nuestros propios méritos queda perjudicada en la misma medida, con independencia de la aprobación o desaprobación de los demás. Nosotros conocemos nuestros defectos, los conozcan o no los otros.
  • Aprender a aceptarse: La autoaceptación pide que enfoquemos nuestra experiencia con una actitud que haga irrelevantes los conceptos de aprobación o desaprobación: el deseo de ver, de saber, de conocer. Ahora bien, aceptarnos a nosotros mismos no significa carecer del afán de cambiar, mejorar o evolucionar. Lo cierto es que la autoaceptación es la condición previa del cambio. Si aceptamos lo que sentimos y lo que somos en cualquier momento de nuestra existencia, podemos permitirnos ser conscientes de la naturaleza de nuestras elecciones y acciones, y nuestro desarrollo no se bloquea.
  • La liberación de la culpa: Nuestro objetivo es poseer un concepto de nosotros mismos resistente y positivo, y mantenerlo más allá de nuestra habilidad o falta de ella en cualquier ámbito concreto, y más allá de la aprobación o desaprobación de cualquier otra persona. Al avanzar hacia esa meta, es de vital importancia el modo en que se piensa acerca de la conducta (los parámetros por los cuales se juzga y el contexto dentro del cual se ve); sobre todo en los momentos en que se inclina a acusarse a sí mismo. Es obvio que la culpa destruye la autoestima positiva.
  • La integración del sí- mismo más joven: el niño que fuimos una vez puede ser recordado como una fuente de dolor, rabia, miedo, humillación, o ser reprimido, rechazado, repudiado y olvidado. Rechazamos a ese niño tal como, quizás, lo hicieron otros, y nuestra crueldad con ese niño puede proseguir diaria e indefinidamente a través de toda nuestra vida, en el teatro de nuestra propia psique, donde el niño continúa existiendo como una subpersonalidad, un sí-mismo niño. Cuando aprendemos a perdonar al niño que hemos sido, por algo que él o ella no sabía o no podía hacer, o no era capaz de afrontar, o sentía o no sentía; cuando comprendemos y aceptamos que ese niño luchaba por sobrevivir de la mejor manera posible, entonces el sí-mismo adulto ya no sostiene una relación de rivalidad con el si-mismo niño. Una parte no está en guerra con la otra. Nuestras respuestas adultas son más adecuadas.
  • Vivir de un modo responsable: Las personas que gozan de una alta autoestima tienen una orientación hacia la vida activa, y no pasiva. Asumen plena responsabilidad en cuanto a la realización de sus deseos. No esperan que otros hagan realidad sus sueños. Si surge un problema, se preguntan: “¿Qué puedo hacer para solucionarlo? ¿Qué posibilidades de acción tengo a mi alcance?” No exclaman: “¡Alguien tiene que hacer algo!” Si algo ha salido mal, se preguntan: “¿Qué es lo que pasé por alto?. ¿En qué equivoqué mi cálculo?”. No se entregan a una apoteosis de inculpaciones. En conclusión, afrontan la responsabilidad de su propia existencia.

 

  • Desarrollar la autoestima de los demás: Aunque cada uno de nosotros es el responsable último de su autoestima, tenemos la oportunidad de apoyar o atacar la autoconfianza y el autorespeto de cualquier persona que tratemos, así como los demás también tienen la misma opción en sus relaciones con nosotros. Cuando nuestras relaciones humanas tienen dignidad, las gozamos más; y cuando nosotros manifestamos dignidad, nos gustamos más a nosotros mismos. Cuando nos comportamos de tal manera que acabamos elevando la autoestima de los otros, también estamos aumentando la nuestra.

Psicóloga Beatriz Durán (Humans psicología)

Nos puedes encontrar en facebook:

Humans psicología: https://www.facebook.com/psicologos.valencia.ayuda

Psicóloga Beatriz Durán: https://www.facebook.com/Psicologa.Beatriz.Duran.humans.psicologia

 

 

El triángulo del amor y las actitudes ante el amor.

El amor es una de las más intensas y deseables emociones humanas. Las personas pueden mentir, engañar y incluso matar en su nombre, además de desear la muerte cuando lo pierden. El amor puede abrumar a cualquiera, en cualquier etapa de la vida. Puede ser fuente de evolución o involución, de decepción o gran satisfacción, dependiendo del enfoque que se le dé. El amor implica combinaciones de intimidad, pasión  y compromiso, estos componentes cambian en relación a diferentes momentos históricos, lugares geográficos y culturas.

En la teoría del “triángulo del amor” de Sternberg, hay tres componentes esenciales que son la pasión, el compromiso y la intimidad.

La intimidad es la capacidad de compartir sentimientos, confiar, sentirse acompañado y saber que el otro tiene los mismos intereses para la relación. Existe un deseo de promover el bienestar de la persona amada, hay sentimientos de felicidad junto a la misma, existe gran respeto, entendimiento, apoyo y comunicación con la persona amada.

La pasión se refiere a la sexualidad.  Es el estado de intenso deseo de unión con el otro, y es en gran medida la expresión de deseos y necesidades, tales como las de autoestima, entrega, sumisión y satisfacción sexual.

El compromiso consiste de dos aspectos: uno a corto plazo y otro a largo plazo. El primero es la decisión de amar a otra persona, mientras que el segundo es el compromiso por mantener ese amor. El grado de presencia de cada uno de estos tres elementos determinan qué tipo de amor tienen las personas.

Actitudes ante el amor

En 1986, Hendrick y Hendrick clasificaron seis actitudes ante el amor, dónde varios factores están relacionados con las diferentes actitudes hacía el amor, entre ellos estaría la religión,  el grupo social, lugar de procedencia y las diferencias entre sexos.

Eros. Un amor apasionado y romántico. Se caracteriza por la atracción física, la pasión, la comunicación abierta y el compromiso con el amante. Este estilo de amor involucra la necesidad de una atracción intensa tanto física como emocional. Estos amantes saben lo que quieren y van en busca de esas cualidades específicas, por lo general tienen mucha seguridad en sí mismos.

Ludus. Un amor de juego, de entretenimiento. Se caracteriza por ser un amor permisivo, no hay compromiso, inexistencia de celos, hay poca implicación emocional, no hay expectativas futuras y existen múltiples parejas. En este estilo de amor se espera que la pareja entienda las reglas del juego, y tanto el amor como el sexo son vistos como un juego y una diversión.

Storge. Un amor de compañeros, de amigos. Se trata de un amor que se desarrolla de forma lenta, se encuentran similitudes en la pareja, hay intereses en común y confianza. Esta actitud ante el amor se desarrolla de forma lenta, se basa en el cariño y la amistad.

Manía. Un amor posesivo y dependiente. Se caracteriza porque hay celos, es un amor turbulento, apasionado y es un estilo de amor emocionalmente intenso. La persona amada está constantemente en el pensamiento de la pareja y ésta tiene una necesidad desesperada de ser amada y también hay una necesidad de ser asegurada de este amor constantemente.

Ágape. Un amor altruista. En este estilo de amor hay una tendencia a perdonar y apoyar a la pareja a pesar de las fallas o defectos de la misma.

Pragma. Un amor práctico. En este estilo de amor es fundamental la selección adecuada de la pareja. Este estilo es una mezcla de algunas características de Ludus y Storge. Estos amantes ven el amor como algo práctico.

Psicóloga Beatriz Durán (Humans psicología)

Nos puedes encontrar en facebook:

Humans psicología: https://www.facebook.com/psicologos.valencia.ayuda

Psicóloga Beatriz Durán: https://www.facebook.com/Psicologa.Beatriz.Duran.humans.psicologia

¿Qué es el Burn-out?

El Burnout es una respuesta a un estrés emocional crónico vinculado al trabajo que desempeña una persona. Los rasgos principales son el agotamiento físico y psicológico, una actitud fría y despersonalizada con la gente que le rodea y un sentimiento de inadecuación a las tareas que se han de desarrollar.

¿Cómo son estás respuestas al estrés emocional?

Agotamiento emocional: ansiedad, irritación y un cierto abatimiento depresivo.
Sentimiento de inadecuación con su rol: La persona se siente en dificultades para responder adecuadamente a las distintas facetas del desempeño de su tarea. Este mismo hecho repercute en la aparición de una autoimagen de falta de competencia y un deseo de cambiar de rol, bajando su rendimiento y  la calidad de sus atenciones.
Bajada o perdida de la autoestima: puede repercutir en el distanciamiento con las personas cercanas.
Modificación de los modos de relación: aumenta la inhibición, frialdad y distancia, al mismo tiempo mayor nivel de acusaciones hacia los demás.
Aumento de la percepción y expresión de la insatisfacción con el rol desempeñado: expresión de quejas de sobrecarga, de ambigüedad y conflicto con los roles, quejas por las condiciones, la situación, con esfuerzo racionalizador en su expresión e inoperante en su abordaje.
Conflictos interpersonales: en ellos aparece como denominador común la insensibilidad y la hostilidad más o menos encubierta.
En la conducta puede apreciarse:

–         Perdida de implicación en la tarea.

–         Alcanzar pocos objetivos en el desempeño.

–         Negatividad ante cualquier cambio en el curso de los acontecimientos.

–         Rapidez para alcanzar la frustración en cualquier tarea.

–         Aburrimiento y falta de interés en el desempeño.

–         Dificultad para tomar cualquier decisión.

En el estado de ánimo puede apreciarse:

–         Hostilidad.

–         Decaimiento.

–         Sensación de vacío.

–         Baja autoestima.

–         Visión negativa de la necesidad de cuidado.

–         Impotencia.

–         Crisis de valores.

En las relaciones puede apreciarse:

–         Aislamiento.

–         Cerrarse a nuevas informaciones.

–         Hostilidad abierta y oculta con personas que representan autoridad.

–         Aumento de la irritación con personas próximas.

–         Puede aparecer consumo de estupefacientes.

En el área física puede apreciarse:

–         Cansancio y lentitud en las tareas.

–         Síntomas físicos (dolores de cabeza, de cuello, de espalda, problemas del aparato digestivo, problemas dermatológicos, etc.)

–         Alteraciones del sueño y del apetito.

Psicóloga Beatriz Durán (Humans psicología)

Nos puedes encontrar en facebook:

Humans psicología: https://www.facebook.com/psicologos.valencia.ayuda

Psicóloga Beatriz Durán: https://www.facebook.com/Psicologa.Beatriz.Duran.humans.psicologia